7 mejores prácticas de la gente productiva

7 mejores prácticas de la gente productiva

7 mejores prácticas de la gente productiva

Por Carlos Arreola | 20/09/2019

Los hábitos de las personas altamente productivas son muy diversos. Dependiendo del tipo de actividad que desarrollan o la profesión en la que se desempeñan, dichas prácticas pueden variar. Si nos enfocamos a la realización de tareas dentro de una empresa de servicios digitales, las personas mas productivas al momento de realizar tareas de rutina, se comportan muy diferente comparado con la realización de tareas nuevas. En este artículo mencionamos siete practicas que consideramos muy importantes al momento de estar trabajando en proyectos nuevos, los cuales requieren cierto grado de creatividad en las personas.

 

1. Enfocarse en las tareas mas importantes primero

 

La teoría detrás de enfocarse en las tareas más importantes primero es que cualquier lista de tareas pendientes tiene algunas tareas que son más importantes que otras. Si te enfocas en simplemente marcar los elementos de la lista de tareas, terminarás con una combinación de tareas importantes y menos importantes completadas.

También lo expone al potencial de procrastinación: es fácil pasar todo el día marcando tareas fáciles y menos importantes en lugar de comprometerse con las cosas importantes.

En cambio, si dedicas unos minutos al comienzo del día para elegir uno a tres tares importantes, terminarás tu día solo con tareas importantes completas.

 

Con un enfoque renovado en lo que es importante, es más fácil asegurarse de que se hagan las cosas importantes.

 

2. Procura el trabajo profundo

 

Algunas tareas son simplemente difíciles. No hay sustituto para el trabajo profundo.

Todo el mundo tiene algunas tareas diarias que casi se pueden eliminar mientras duermes. Estas son las tareas que necesitas para completar los podcasts; en todo caso, son difíciles de realizar porque no son especialmente interesantes.

Al mismo tiempo, hay algunas tareas que son simplemente difíciles. No puedes realizar múltiples tareas para terminarlas. Debes dedicar mucho tiempo y esfuerzo mental para volarte la barda.

La habilidad del enfoque intenso es cada vez más rara, y que quienes pueden dominarla tienen una enorme ventaja.

Algunas de las recomendaciones de para cultivar el trabajo profundo son:

 

Programa un trabajo profundo:Planifica el trabajo profundo en tu horario a una hora similar todos los días, probablemente por la mañana. Tener un tiempo regular para hacer un trabajo profundo te ayuda a convertirlo en un hábito.

Aburrirse:Parece contradictorio llamar aburrimiento como un hábito productivo, pero sentirse cómodo con el aburrimiento es importante. El trabajo profundo no siempre es agradable, y el aburrimiento o la frustración son los que nos hacen buscar distracciones. Evite utilizar las redes sociales para entretenerte lo mas que sea posible y póngase más cómodo sin hacer nada.

Sea más difícil de contactar:??El correo electrónico y otras distracciones pueden reducirse pidiéndole a las personas que se comuniquen con usted que hagan más trabajo por adelantado. Pídele a las personas que investiguen sus preguntas antes de buscarte y proporciona la mayor cantidad de información posible en sus correos electrónicos. Lo mismo ocurre contigo: pasar tiempo en las comunicaciones en lugar de enviar un correo electrónico rápido puede minimizarlo de un lado a otro.

Conoce tus hábitos de trabajo:¿trabajas mejor de manera aislada? ¿Con descansos periódicos? ¿Estás trabajando en un horario agitado? No es necesario que revises toda tu agenda, solo reserva un tiempo para un trabajo profundo.

Las personas altamente productivas han dominado la habilidad del trabajo profundo.

 

3. Lleva una lista de distracción

 

Con correos electrónicos, redes sociales y mil pequeñas tareas pendientes, es fácil distraerse cuando intentas ser productivo.

Ya sea que estas tratando de concentrarse en un trabajo profundo o simplemente lidiar con tareas más pequeñas, las distracciones son la ruina de la productividad. Es difícil mantener hábitos de trabajo eficientes con distracciones.

Un método poderoso para reducir las distracciones es crear una "lista de distracciones".

 

Mantén esta lista, ya sea un documento de Google o una hoja de papel física, cerca mientras trabajas. Siempre que aparezca un pensamiento que te distraiga, escríbelo en la lista y regresa rápidamente a trabajar.

Esta técnica, que es uno de los secretos de la Técnica Pomodoro, es poderosa porque muchas veces tus distracciones legítimamente requieren atención.

Si estoy haciendo un trabajo profundo y de repente recuerdo una factura que hay que pagar, o tengo una idea para una nueva publicación de blog, esos son pensamientos que merecen atención.

Simplemente no lo merecen en este momento.

A medida que surgen pensamientos durante tu trabajo, anótalos. Una vez que llegues a un descanso de trabajo, puedes regresar y abordarlos o agregarlos a tu lista más grande de tareas pendientes.

 

4. Desmenuza las tareas en actividades mas pequeñas

 

¿Por qué procrastinamos?

Hay una variedad de razones por las que las personas postergamos los pendientes, pero una de las más importantes es que las tareas en la lista de tareas pendientes parecen demasiado desalentadoras.

Si tiene elementos de la lista de tareas pendientes que son de gran alcance y poco específicos, abordar esas tareas se convierte en un desafío. Miras el pendiente y piensas: "Ni siquiera sé por dónde empezar".

Puedes comenzar dividiendo las tareas pendientes grandes en tareas pendientes más pequeñas.

Si tengo un elemento de la lista de tareas con la etiqueta "escribir una publicación de blog sobre productividad", es fácil (irónicamente) posponerlo, porque hay algunos lugares diferentes por los que podría comenzar.

¿Qué pasa si rompo esa tarea más grande en trozos más pequeños? En lugar de "escribir un blog sobre productividad", podría tener que hacer tareas pendientes para:

  • Buscar palabras clave relacionadas con la productividad y hábitos buenos y eficientes.
  • Leer los 10 mejores resultados de Google en productividad
  • Lluvia de ideas sobre otros métodos para ser más productivo
  • Organizar las ideas que he encontrado o pensado en un esquema
  • Anotar cualquier pensamiento específico sobre cada táctica 
  • Revisar mis apuntes una a la vez, para desarrollarlas en secciones completas

Mi tarea pendiente más grande se ha convertido en seis tareas pendientes más pequeñas. Claro que eso hace que mi lista de tareas sea más larga, pero también me ayuda a hacer las cosas más rápido: no tengo que pensar por dónde empezar.

Cada elemento de mi lista es increíblemente específico. Todo lo que tengo que hacer es abordarlos en orden. El resultado es la publicación de blog que estás leyendo en este momento.

 

5. Toma descansos

 

Nadie, ni siquiera las personas altamente productivas, pueden concentrarse durante ocho horas seguidas. Simplemente es imposible. No importa cuántos hábitos eficientes desarrolles, no puede mantener el enfoque sin distracciones durante tanto tiempo.

Por eso es tan importante tomar descansos (y la investigación muestra que hace que las personas sean más productivas). Incluso los descansos que duran solo unos minutos pueden ayudarte a recargarte y proponer nuevas ideas.

Cuando tomas descansos, es importante hacerlos estructurados y deliberados. Es fácil justificar las distracciones como "tomar un descanso". Pero si no tienes ese tiempo de descanso programado, es posible que en realidad te estés distrayendo.

Métodos como la Técnica Pomodoro pueden ayudarte. En la Técnica Pomodoro y métodos similares, trabajas intensamente durante un período de tiempo específico, seguido de no trabajar intencionalmente por un período de tiempo más corto.

La programación de descansos puede mantenerte fresco y productivo durante todo el día.

 

6. Reduce las decisiones sin importancia

 

Mientras era presidente, Barack Obama le dijo una vez a Vanity Fair que nunca toma una decisión sobre qué ponerse:

"Verán que uso solo trajes grises o azules", dijo [Obama]. "Estoy tratando de reducir las decisiones. No quiero tomar decisiones sobre lo que estoy comiendo o vistiendo. Porque tengo muchas otras decisiones que tomar ".

Algunas decisiones son importantes. La mayoría no lo son. Si deseas ser más productivo, considera la posibilidad de externalizar o eliminar las decisiones cotidianas.

Otras personas altamente productivas han hecho comentarios similares sobre sus propios hábitos eficientes. El autor y empresario Ramit Sethi tiene lo que él llama "la regla de compra de libros de Ramit":

"Si estás pensando en comprar un libro, solo cómpralo. No pierdas cinco segundos debatiéndolo. Incluso una idea hace que valga la pena el precio ".

Si estás tratando de decidir entre dos libros para leer, Sethi diría: "léelos a ambos". No tiene sentido desperdiciar tu energía de toma de decisiones en lo que no es importante.

 

7. Elimina la comunicación ineficiente

 

Es hora de abordar al elefante en la habitación: correo electrónico.

El correo electrónico a menudo se considera la ruina de los hábitos de productividad. Muchas personas pasan su día de trabajo con su bandeja de entrada de correo electrónico claramente visible, respondiendo a cada notificación a medida que llega.

Como dije en la sección de trabajo profundo, hay mucho valor en reducir este tipo de distracción. Una forma de hacerlo es simplemente minimizando la bandeja de entrada y verificando en intervalos específicos.

Otra es ser más eficiente en las comunicaciones de correo electrónico para empezar.

¿Alguna vez trataste de programar una reunión y luego terminas enviando otros cinco correos electrónicos de ida y vuelta para establecer una hora y un lugar específico?

¿Qué pasaría si pudieras reducir la cantidad de correos electrónicos necesarios para programar reuniones simples? ¿O hacer que cada correo electrónico sea más preciso, para que haya menos cambios de un lado a otro antes de llegar al trabajo real?

Las personas altamente productivas reducen la cantidad de correos electrónicos que envían haciendo que cada correo electrónico sea más claro y valioso. Eso podría significar que cada correo electrónico tarda unos minutos más en escribirse, pero en última instancia también ahorras tiempo.

 

Esperamos que estos hábitos que lleva la gente mas productiva te sirvan para que mejores tu productividad. Solo basta con empezar a hacer consciente lo que nos está haciendo perder el tiempo como las distracciones o estar saltando de una tarea a otra. En nubograma siempre estamos buscando mejorar nuestra productividad en la realización de los proyectos, al igual como siempre buscamos hacer los mas simple posible las soluciones que les ofrecemos a nuestros clientes. Estos hábitos nos han ayudado a mejorar día con día nuestra productividad y la de nuestros clientes. 


¿Necesitas más información?

Consulta todas tus dudas a través de nuestro formulario